En la piel de las demás personas

1. Conductas sin palabras

Las personas que nos rodean se encuentran, a menudo, en una situación difícil, pero no sabemos cómo ayudarlas. En primer lugar, debemos escuchar y tratar a estas personas con respeto, y hemos de desarrollar y fomentar la empatía; para entender mejor lo que les sucede, tenemos que ponernos en su piel.

 

Contaremos el siguiente relato al alumnado:

Los padres de tu mejor amiga se han separado, y ella ahora está muy triste y enfadada; piensa que ha sido su culpa y que tiene que hacer algo para solucionar la situación. Pero no quiere que nadie se entere. No sabe lo que hacer, y se muestra extremadamente irascible ante todo lo que se le dice.

Tú ya te has dado cuenta de que está realmente mal. Vuestras madres son amigas desde hace tiempo y has oído en casa que sus padres se están separando. Por eso sabes por qué está tan mal.

Tu madre te ha dicho que no se lo tengas en cuenta, que está pasando por una mala racha y que las amigas están para ayudarse. Pero, como está tan «cascarrabias», sus compañeros y compañeras de clase se están hartando de ella.

 

Se pondrán en grupos de cuatro.

  • Pensad en cómo se siente.
  • Qué decir a su amiga.
  • Qué decir al resto de compañeros/as de clase.
  • Cómo manifestar mejor cosas de este tipo.

Al final, se hará una valoración de lo realizado.

  • ¿Les ha costado mucho identificar cómo se siente su amiga?
  • ¿Les ha costado mucho acordar qué le van a decir? ¿Por qué motivo?
  • ¿Les ha costado mucho acordar lo que hay que decir en clase? ¿Por qué motivo?
  • ¿Hay que hablar sobre estos asuntos? ¿Es conveniente? ¿Por qué motivo?
  • A nuestros amigos y amigas, ¿les vendrá bien lo que vamos a hacer? ¿Por qué motivo?

CONDUCTAS SIN PALABRAS

2. Frases malvadas

Los mensajes interpersonales que transmitimos y que recibimos son elementos sumamente importantes. Debemos ser conscientes de la manera en que las formulamos, y, sobre todo, hemos de saber que no podemos calificar a las personas; como mucho, nos referiremos a sus comportamientos.

 

El docente en qué consisten los mensajes «yo».

Los mensajes «tú» realizan atribuciones sobre actitudes de las personas o de sus opiniones. Generalmente, se manifiestan a través de órdenes. A través de ellos, los compañeros y compañeras de clase pueden sentirse evaluados o evaluadas y controlados o controladas, culpables y víctimas de una injusticia.

Son mensajes del tipo «tú», por ejemplo:

1. “¡Eres un bocazas!” “Eres una bocazas”

2. “¡Eres muy torpe” “Rompes mis cosas, no te voy a dejar nada más

3. “¡Eres un chulo!” “Eres una chula” “No te creo”

Los mensajes «yo» requieren una comunicación respetuosa con la persona que tenemos enfrente, una comunicación sin rechazos.

Para articular mensajes «yo», han de darse tres pasos:

1. Describir una situación o una conducta que te genera malestar, sin juzgarla. Por ejemplo: “Estás hablando muy alto, y no puedo escuchar lo que están diciendo los demás. Me estoy sintiendo mal porque no puedo concentrarme”.

2. Describir las consecuencias que esta conducta te genera: “No puedo escuchar”.

3. Expresas lo que sientes: “Me estoy sintiendo mal porque no puedo concentrarme”

El objetivo de esta dinámica consiste en entender el mecanismo de una comunicación adecuada: debe manifestar de manera apropiada sus sentimientos y sus emociones, pero siempre con el máximo respeto.

“Ni” mezuak erabiliz, portaera asertiboa adieraziz, beste pertsonari ikusaraziko diogu berak egin duenetik zerk eragin digun guri tristura edo egoneza. Era berean, ez dugu inoiz beste pertsona kalifikatuko, baizik eta haren jokabidea aztertuko.

Mediante los mensajes «yo», manteniendo un comportamiento asertivo, mostraremos a esta persona cuál ha sido la actitud que nos ha generado tristeza o malestar. Asimismo, nunca calificaremos a la otra persona, sino que nos limitaremos a analizar su comportamiento.

Los mensajes «tú», por su parte, no facilitan la relación, debido a que califican a las personas.

Para emplear los mensajes «yo», el profesor o la profesora propondrá lo siguiente:

En un primer momento, por parejas, comenzarán a pronunciar mensajes «yo» a modo de prueba. Se propondrán las siguientes situaciones::

  • Un amigo te ha pedido que vayas con él a comprar un videojuego, pero tú prefieres quedarte en casa.
  • Tu amigo habla como si lo supiera todo, y siempre quiere llevar la razón.
  • A la salida del colegio, te despediste de Nagore, pero estaba tan enfadada que ni te hizo caso. Tú no sabías por qué se había enfadado.

A continuación, les presentaremos una lista de frases. Frases malvadas

Les propondremos que inventen otras frases. A continuación, realizarán un análisis para comprobar si son mensajes «tú» o mensajes «yo»..

Frases malvadas:

  • «Contigo no se puede hablar».
  • «No me dejas trabajar».
  • «Estás todo el rato repitiendo lo mismo».
  • «¡Eres un fanfarrón!».
  • «Me siento mal cuando me dices esas cosas».
  • «No tienes ni idea de eso».
  • «¡Estás loca! ¡Hazlo tú si quieres!».
  • «Yo no puedo hacerlo».
  • «¡No andes con él, que es un caradura!».
  • ...

Analizarán cómo ha ido y qué resultados han obtenido; si son adecuados y cómo se han sentido. Asimismo, les propondremos que se fijen durante los próximos días a qué tipos de mensaje recurren en sus relaciones cotidianas.

FRASES MALVADAS.DOCX

FRASES MALVADAS

3. El nudo

El objetivo de esta dinámica consiste en mejorar la autoestima y ampliar la asertividad.

Se trata de una versión de la telaraña, en la que cada uno/a manifestará en público aquello que se le da bien. Es algo que expresamos en pocas ocasiones.

Precisaremos de un ovillo extenso (considerando el número de participantes). Nos pondremos en un círculo y cada miembro deberá indicar aquello que se le da muy bien. A continuación, sujetando la lana con una mano, lanzaremos con la otra el ovillo a otra persona para que haga lo propio, y así sucesivamente, hasta que toda la clase haya participado. En ocasiones, repiten lo que manifiestan los demás. Para evitarlo, se puede establecer (eventualmente) la siguiente condición: no pueden repetir lo que han dicho sus compañeros y compañeras.

Es algo que normalmente no hacemos. La mayoría de las veces, son los demás quienes nos dicen lo que hacemos bien, por lo que, antes de comenzar, dispondrán de unos minutos para que reflexionen sobre lo que se les da bien.

Al final, se hará una valoración de lo realizado:

  • ¿Cómo nos hemos sentido?
  • ¿Me ha costado decidir lo que se me da bien?
  • ¿Me ha servido de ayuda lo que han dicho los demás? ¿Les he copiado? ¿Por qué motivo?

A continuación, analizaremos lo que hemos construido: la telaraña.

  • ¿Es consistente? ¿Se ha mantenido?
  • ¿Es una red? ¿Qué significa ser parte de una red?
  • ¿Influye en nosotros o nosotras? ¿Cómo?
  • ¿Si alguien suelta el ovillo? ¿O si la estira demasiado? ¿Qué es lo que sucede?
  • ¿Y entre nosotros o nosotras? ¿Qué es lo que sucede?
  • Buscaremos ejemplos en nuestras relaciones, en clase, en el colegio...
  • ...

EL NUDO

4. Ante la presión del grupo: «Sé decir que no»

En alguna ocasión, casi todos y todas hemos sentido la presión de nuestros compañeros y compañeras o del grupo. Sentimos la presión del grupo cuando tus compañeros o compañeras u otras personas de tu misma edad pretenden que hagas algo. Es muy fácil sucumbir ante las presiones, debido a que todos y todas queremos adaptarnos y sentirnos queridos y queridas, sobre todo cuando parece que todo el mundo lo ha hecho. En otras ocasiones, por su parte, la gente no se enfrenta a la presión colectiva para evitar hacer daño a alguien, o porque, sin saber cómo salir de esta situación, la única alternativa que resta es decir que sí.

 

Para ello, el docente deberá tener en cuenta los siguientes aspectos:

¿Cómo se enfrentan a esta presión?

  • Entendiendo valores y creencias.
  • Con autoconfianza.
  • Eligiendo amistades de manera inteligente.
  • Hablando con una persona adulta
  • Dejando de buscar pretextos: «Dime cómo te sientes
  • ¿Cómo se ejerce la presión?
  • Insultando: haciendo sentir que una persona se sienta mal por no haber actuado de una determinada manera y, por consiguiente, haciéndole sentir obligada a hacerlo.
  • Razonando: argumentarán por qué una persona debe actuar de esta manera.
  • Negando: amenazando con enterrar la relación o la amistad.
  • Ejerciendo presión no verbal: cuando los compañeros o las compañeras ven una determinada acción o una determinada vestimenta, bastará para transmitir lo que tienen que hacer/vestir.

Pero... ¡existe también la presión positiva!

  • La presión para no beber, no fumar o no consumir drogas
  • Presión para actuar de manera noble y ayudar a los demás
  • Presión para practicar deporte
  • ...

Sesión 1

Explicaremos cuál es el tema y pediremos al alumnado que indiquen qué tipo de situaciones se pueden producir en el ámbito escolar: en clase, en el patio, en el comedor, en los baños... Da igual que no les haya sucedido a ellos/as.

A continuación, detallamos algunas de las posibles situaciones:

  • Quitar el bocadillo a un compañero o a una compañera.
  • Entrar con alguien en el baño o en la ducha.
  • Sustraer o romper el material (la mochila, el estuche...).
  • Pedir dinero a alguien.
  • Decir que alguien no jugará con nosotros/as, que no va a venir, que no va a estar con nosotros/as...
  • Decir a alguien que no esté o que no venga con nosotros/as, y que no se le haga caso.
  • Lanzar insultos o palabras feas a alguien.
  • ...

Lo mejor será completar un listado con todo lo que dice el alumnado. Pero si no dicen nada o salen pocas cosas, podremos proponer una serie de opciones.

Junto con el alumnado, seleccionaremos cuatro situaciones (las que les resulten más significativas). Escribiremos cada situación en un papel. Dividiremos a la clase en cuatro grupos heterogéneos. Cada grupo recibirá un papel y tendrán 15 minutos para pensar cómo representarán la situación que aparece en él. Redactarán lo acordado: al final de la sesión, cada grupo recogerá lo realizado.

Sesión 2

Retomaremos el trabajo en el punto donde lo dejamos en la sesión anterior: por grupos, distribuiremos lo redactado. Deberán repartir los roles; es decir, habrán de decidir quién será la persona que ejerza presión y quién la presionada. Todos los demás miembros del grupo se posicionarán uno al lado del otro.

Se les dejará que se organicen por su cuenta, cuidando del proceso, para que todo salga bien y para garantizar que el juego se desarrolla en condiciones de tranquilidad y de respeto en todo momento.

Cada grupo realizará su interpretación y los demás grupos la verán y la escucharán con atención y respeto.

A continuación, realizaremos una sesión de valoración con base en las siguientes preguntas:

  • ¿Las personas que lo han interpretado cómo se han sentido/cómo os habéis sentido?
  • ¿Se ha reflejado de verdad lo que sucede en la realidad?
  • ¿Conocéis alguna situación parecida?
  • ...

Puede ser que alguien mencione situaciones reales que se producen. En ese caso, el profesor o la profesora deberá valorar si hablar o no con ese/a alumno/a y actuar.

Conviene que lleguen a unas conclusiones tanto en el caso de las personas que sufren presiones como en el de aquellas que las ejercen. Asimismo, intentarán consensuar qué tipo de respuesta dar en caso de que suceda algo parecido:

  • Qué y cómo responder (decir que no de manera asertiva, y no de forma violenta)
  • A quién pedir ayuda (acudir al profesor o a la profesora, a las amistades, a la familia...)
  • Cómo hacerlo (confidencialidad...)
  • ...

Se recogerá por escrito todo lo que han acordado y lo pondrán en el aula, para compartirlo con el resto de alumnos/as y sus familias. Se puede diseñar un mural parecido al que aparece a continuación, para representar los acuerdos alcanzados.

ANTE LA PRESIÓN DEL GRUPO

El pez

En este vídeo, el protagonista sueña y esto le lleva a tomar una decisión...

Dirección para descargar el vídeo El pez feliz

https://www.youtube.com/watch?v=WSs1W7mP29M&list=PL1phqFw2kwp-K6bMqN9XLxREoCs-4pAGC

NOTA: a la hora de visualizar el vídeo, en algunas ocasiones deberemos pararlo o retroceder, para que el alumnado entienda correctamente lo que en él se explica.

Se analizarán varios aspectos:

  • Mientras visualizabas el vídeo, ¿te has dado cuenta de que el hombre estaba soñando?
  • El hombre adopta una decisión. ¿Por qué motivo?
  • ¿Cómo se encontraba antes el pez? ¿Y ahora?
  • ¿Cómo se ha dado cuenta el hombre?
  • ¿Qué harías tú? ¿Por qué motivo?
  • ...

EL PEZ

French Roast

En este breve vídeo, aparecen personajes peculiares cuyas formas de ser nos llevan a reflexionar.

Dirección para descargar el vídeo French Roach : https://www.youtube.com/watch?v=wXW2b2ExLls

NOTA: a la hora de visualizar el vídeo, en algunas ocasiones deberemos pararlo o retroceder, para que el alumnado entienda correctamente lo que en él se explica.

Es muy interesante analizar la conducta de los personajes y las consecuencias de sus actos.

  • En cuanto al hombre que está tomando el café, ¿por qué no dice que no encuentra el dinero?
  • ¿Y la abuela? ¿Cómo se puede llevar tanto dinero?
  • ¿Y el mendigo? ¿Por qué paga el café del señor? Antes no se ha portado bien con él..

En la medida de lo posible, intentaremos llegar a conclusiones: el mendigo ha intentado ponerse en la piel del hombre, ha sentido lo mismo que él, y, pese a que tenía poco dinero, ha pagado su deuda. .

El hombre se ha quedado boquiabierto. ¿Por qué motivo? A él no se le habría ocurrido....

FRENCH ROAST